Capítulo Norte de Santander

Quienes Somos

 

 

 

 

Junta Directiva Capitulo Norte de Santander 2012 - 2014

 
 
Presidente: Dr. Juan Carlos Ortega
Secretario: Dr. Jorge Omar Pabón.
Tesorero: Dr. Sergio Villamizar.
Fiscal: Dr. Noé Castro.
Fiscal Suplente: Dr. Freddy Niño.
Vocales:
Dr. Miguel Chain
Dra. Ana Lorena Sanchez.

 

 


 

 

Capítulo Norte de Santander

Alvaro Enrique Granados

Cúcuta

 

En el ya desaparecido Hospital San Juan de Dios de Cúcuta, fue donde se inició la práctica de la Medicina Interna en esta zona del país. En aquella época ejercieron las funciones de internistas los médicos que por dedicación personal se encargaron de tratar a los pacientes adultos que eran hospitalizados en los pabellones de aquel viejo hospital. Se destacaron entre otros los doctores Reinaldo Omaña Losada, Julio Ernesto Coronel quien había estudiado cardiología en Méjico y Luís Emilio Morales quien posterioridad adelantó estudios de hematología en Medellín. Hicieron parte de esa nómina los doctores Luís Alfonso Zambrano, Eduardo Pacheco, Jaime Faillace, Fernando Peña y Adolfo Martinez Badillo; este último llegó a la posición de gobernador del Norte de Santander en 1980.

Con posterioridad se agregaron otros colegas al Servicio de Medicina Interna, entre ellos se destaca Héctor Fossi Yánez, quien había egresado de la escuela de Medicina Interna de la Universidad Nacional y se constituyó en el primer internista de escuela que ejerció esta especialidad en Cúcuta. También pertenecieron al mismo servicio los doctores: Carlos Lobo Carvajalino, Enrique Hernández Cáceres y Carlos Enrique Chacón (Internista-Cardiólogo), todos ellos contribuyeron al desarrollo de la Medicina Interna, donde intentaron mantener una permanente actividad de tipo académico que alcanzaba para realizar intercambios con los colegas venezolanos de la vecina ciudad de San Cristóbal, gracias a los buenos oficios del doctor Antonio Vicente Ramírez Calderón.

De esa época se recuerda que entre la terapéutica empírica utilizada por uno de los médicos adscritos al servicio, en los casos de estado séptico severo se hacía uso de las inyecciones intramusculares de leche de vaca (probablemente no pasteurizada) con el claro objetivo de activar el sistema inmunológico y aumentar las defensas orgánicas. Afirman quienes son testigos de aquellos procedimientos que curiosamente no se formaban abscesos glúteos. De aquel entonces es la frase: “ahora si se puede comer de todo” haciendo referencia a la dieta que deberían llevar los diabéticos, esto ocurrió con el advenimiento de la insulina. Ninguno de los que por aquellos días trabajó en el San Juan de Dios olvida el tablero donde se anotaban las cosas importantes y tareas por adelantar, el doctor Omaña era fiel custodio de aquel pizarrón.

La otra institución que contó con un servicio organizado de Medicina Interna fue la Clínica del Instituto Colombiano de Seguros Sociales de Cúcuta que fue inaugurada en 1976, siendo su primer jefe el doctor José Antonio Assaf, internista y cardiólogo quien ejerció sus funciones hasta 1978 cuando fue sucedido por el doctor Ciro Montoya Niño, quien permaneció en el cargo hasta su jubilación. Hicieron parte en el comienzo los colegas Luís Emilio Quintero y Luís Eduardo Pérez. Para el año 1980 se vinculó el doctor José Eustorgio Colmenares, internista cardiólogo. Con posterioridad ejercieron en esa misma institución los internistas Juan José Vargas, Carlos Enrique Chacón, Harold García Touchie, Agustín Castro Zapata, Samuel Ricardo Gómez, Javier Ramírez Figueroa, Jorge Omar Pabón, Fabio Berbesí, Francisco Labrador y Ricardo Plazas, muchos de ellos subespecialistas en neurología, cardiología, endocrinología, neumología y reumatología.

 

Primera agremiación

El primer intento para agremiar a los médicos que trabajaban en Medicina Interna ocurrió en el año 1966, el 1º de septiembre, se constituyó la Sociedad de Medicina Interna, mediante acta firmada por Eduardo Leiva, Julio Ernesto Coronel, Adolfo Martinez, Fernando Peña, Jaime Faillace, Luís Zambrano, Luís Emilio Morales, Gonzalo Botero y Eduardo Pacheco. La gobernación de Norte de Santander le confierió personería jurídica y se aprobaron los estatutos que constaban de 46 artículos, de su contenido se destacan: La Sociedad de Medicina Interna tendría carácter científico y gremial, su objetivo era estimular el estudio de la Medicina Interna, colaborar con el bienestar y defensa de sus asociados. En los mismos se consideraba internista quien se dedicara a trabajar en esta especialidad. Las condiciones para ser socio eran: presentar un trabajo científico relacionado con la especialidad, haberse graduado cuando menos tres años atrás y haber trabajado como mínimo un año en el departamento de Medicina Interna de un hospital.

Esta sociedad estableció como cuota de ingreso $ 200 y la cuota de sostenimiento mensual era de $ 50. Fue su primer presidente el doctor Julio Ernesto Coronel, quien hoy es miembro emérito de la ACMI, permaneció en el cargo durante seis años, durante los cuales veló por la realización de las reuniones clínico-patológicas y asambleas mensuales. Al dejar el cargo lo sucedió el doctor Eduardo Leiva.. Durante los años venideros se dispersó la atención por los temas científicos y gremiales, lo cual condujo en la práctica a la disolución de la Sociedad de Medicina Interna de Cúcuta.



El Capítulo Norte de Santander


En el curso de los años que siguieron, los internistas graduados como tales y que trabajaban en la ciudad buscaron el ingreso a la Asociación Colombina de Medicina Interna, pero ante la circunstancia de no contar con el número requerido para conformar el capítulo de Norte de Santander, se creó el Capítulo de los Santanderes, al cual se afiliaron los internistas de esta región del país. La llegada a Cúcuta de nuevos especialistas y subespecialistas, llevó a que pronto los internistas cucuteños dejaran de pertenecer al capítulo santandereano.

En el año 1990 finalmente se reunió el número mínimo estipulado por los estatutos de la ACMI para conformar un nuevo capítulo y en ese año se hizo la solicitud la cual fue acatada por la directiva nacional, dando origen al capítulo Norte de Santander.

El doctor Germán Durán Avendaño, internista y nefrólogo, graduado en el Hospital Militar Central fue el gestor de la fundación del capítulo y su primer presidente. En ese periodo de 1990 a 1992 se dio inicio a los Encuentros Binacionales de Medicina Interna que se realizaron cada año de manera alterna y en conjunto con el capítulo tachirense de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna. Estos eventos fueron propicios para el intercambio de experiencias y conocimientos entre los internistas a ambos lados de la frontera colombo-venezolana.

En el año 1992, al momento de elegir la nueva junta directiva capitular se presentó un empate en la elección de presidente entre los doctores Julio Coronel quien representaba a los internistas veteranos y el doctor Noé Castro Gómez quien era portador de los anhelos del grupo novel de la especialidad. Para zanjar esa división y mantener la cordialidad entre los miembros del capítulo, se optó por una salomónica decisión que consistió en que durante el año 1992 a 1993 fuera el presidente el doctor Coronel y al año siguiente asumió el cargo el doctor Castro Gómez. Situación única en los 18 años de existencia del capítulo.

En el periodo 1994-1996 le correspondió la presidencia al médico internista y reumatólogo Javier Ramírez Figueroa. Su gestión se distinguió por impulso que le dio a las actividades de tipo científico. Con el mismo interés trabajo en el cargo de la presidencia durante los años 1996 a 1998 el doctor Carlos Enrique Chacón, internista y cardiólogo quien además se interesó por los programas de carácter lúdico para los asociados. Bajo su mandato le fue conferida a Cúcuta la sede del curso del American College of Physician, pero la falta de apoyo económico de la industria farmacéutica que no encontró propicio para sus intereses un curso sobre los métodos de diagnóstico aplicados a la Medicina Interna, el cual terminó efectuándose en Bogotá. El mismo doctor Chacón intentó reunir a los internistas de ciudad en una cooperativa que los agrupara en su totalidad y se conformara una fuerza con capacidad de negociación las EPS y las demás empresas, sin embargo por falta de verdadero interés por parte de los asociados, la idea fracasó y luego ninguno de los presidentes que le han sucedido ha intentado revivir esa intención de tipo gremial y laboral.

Para el periodo 1998- 2000 fue elegido como presidente el doctor Fabio Berbesí internista y neumólogo, a él lo sucedió el internista Samuel Ricardo Gómez hasta el año 2002. Luego la presidencia fue ocupada por Jorge Omar Pabón, internista especialista en Medicina Nuclear quien mantuvo el interés por los encuentros científicos con regularidad mensual y cumplió a cabalidad con la realización del Encuentro Binacional.

En el año 2004 llegó a la presidencia capitular el doctor Germán Alberto Muñoz, internista nefrólogo, al cumplir su periodo dio paso nuevamente a Jorge Omar Pabón, hasta ahora el único presidente reelegido. El actual conductor desde este cargo desde el año 2008 es el doctor Álvaro Granados Díaz. Los cargos de secretario y tesorero han sido ocupados por eminentes internistas de la ciudad que cumpliendo a cabalidad su función contribuyeron al buen funcionamiento del capítulo, entre ellos merecen ser mencionados: Agustín Castro Zapata, Harold García, David Varón, Carlos Roberto Varón, Oscar Fernando Parada, Ricardo Plazas, Juan Carlos Ortega y Freddy Niño Prato.


Descargue el documento...